Riesgo contra beneficio

Al plantearse una operación en bolsa es muy importante definir de antemano:

  • el riesgo que estamos dispuestos a asumir;
  • el beneficio esperado.

Esto es para cada operación individual. Es algo que tenemos que plantearnos y que ejecutar de forma rigurosa en casa operación. Es lo que se llama un trading plan para esa operación. Es decir, sabemos de antemano dónde cortaremos nuestras pérdidas y dónde tomaremos beneficios. Definiendo esto de antemano, somos los suficientemente humildes (y sabios) para aceptar que no sabemos lo que va a hacer un mercado. Hay miles de factores que están fuera de nuestro control: información actual que no conocemos, información futura que nadie conoce y puede afectar de cualquier forma a los precios cuando salga a la luz, errores de medios de comunicación (o mentiras conscientes con la intención de manipular los precios), retóricas que nos han influenciado en nuestra toma de decisiones, emociones que sin duda nos sesgan, extrapolación de los datos históricos encontrando patrones que no tienen por qué volverse a repetir… La realidad es que cualquier operación en bolsa se parece más a una apuesta que a cualquier otra cosa. Siempre hay que pensar en probabilidades, jamás en certezas. De ahí que hacer un plan de trading es imprescindible para tomar cualquier posición en los mercados.

Sin embargo, si lo que queremos es obtener un sistema de especulación que nos permita ganar dinero de forma consistente en el largo plazo, no basta con definir estas únicas variables. Otros importantes factores influyen dramáticamente en los resultados que podemos obtener en nuestra equity curve, siendo estos los más importantes:

  • % de acierto de nuestras operaciones;
  • relación riesgo-beneficio (cuánto gano cuando gano v.s. cuánto pierdo cuando pierdo);
  • tamaño de la posición en relación a nuestra cuenta.

Estrategias cóncavas y estrategias convexas

En este punto es fundamental entender dos conceptos que explican muy bien cómo se interrelacionan estas variables:

  • Es posible ganar en bolsa acertando, por ejemplo, un 30% de las veces, pero en ese 30% de las veces obtener unas abultadas ganancias que compensen las pérdidas pequeñas del 70% de veces que perdemos, y nos den aún más dinero. Sin embargo el tamaño de las posiciones debe ser muy pequeño, ya que el riesgo aquí es un drawdown o mala racha que puede perfectamente destruir nuestra cuenta. Cuando tengo de promedio un 30% de acierto, significa que habrán periodos que tengo un 42% pero otros que tengo un 18%, o incluso menos. Es muy importante que en esos periodos de sequía nuestra cuenta aguante bien el duro golpe que, sin duda, llegará. Y, para ello, la única solución es que cuando perdamos, perdamos muy poco porcentaje de la cuenta. Es fundamental en este punto hablar del Criterio de Kelly, que es una certeza matemática que, para daros una idea práctica, nos dice que si tenemos un 51% de probabilidades de acertar en un juego, en el cual ganamos lo mismo cuando ganamos que lo que perdemos cuando perdemos, la única forma de sacar una ventaja sin que una mala racha terminara destruyéndonos sería apostar cada vez menos de un 2% de nuestra cuenta. Cualquier número incluso marginalmente superior a ese 2%, termina irremediablemente en la destrucción de la cuenta. Es muy importante que entendáis que esto no es una opinión, sino una certeza matemática. Si en un juego de ganancias-pérdidas 1 a 1 tuviéramos un 60% de acierto, entonces para optimizar las ganancias el Criterio de Kelly nos dice que habría que apostar un 20% de la cuenta. El tipo de estrategias que nos dan pérdidas pequeñas, fallos frecuentes y ganancias poco frecuentes pero muy abultadas, es lo que Nassim Taleb llama Estrategias convexas.
  • También es posible ganar en bolsa acercando un 85% de las veces, siempre y cuando ese 15% no nos produzca pérdidas irreparables que se lleven lo poco que hemos ganado ese 85% de las veces. Aquí el riesgo es lo que Taleb llama riesgos de cola. El ejemplo de este tipo de estrategia aplicada en el mundo real es el de un casino o una empresa de seguros. Por ejemplo, la empresa de seguros gana casi siempre, ya que cobra primas a sus asegurados, pero debe responder ante eventos inesperados que, aunque poco frecuentes, van a requerir un desembolso mucho mayor que la cantidad de la prima que para el asegurado afectado por el siniestro. La clave de la rentabilidad de estas empresas es tener muy controlados esos riesgos de cola, es decir, cuánto deben ingresar por primas para asegurarse que en una racha donde los eventos de cola son más frecuentes, o más catastróficos que la media, sigan siendo rentables. El tipo de estrategias que nos dan ganancias pequeñas y frecuentes, pero pérdidas abultadas esporádicamente, es lo que Nassim Taleb llama Estrategia cóncavas.

En este blog de Marcos Pérez, un inversor y divulgador que me encanta, explica de una forma muy gráfica y divertida la diferencia entre las estrategias cóncavas y las estrategias convexas.

Una vez definidas estas relaciones, si lo que queremos es definir un sistema de especulación que permita que tengamos ganancias consistentes, tendremos que tener en cuenta también estas ideas:

  • Es más importante proteger lo que ya tenemos que lo que podríamos potencialmente tener. Esto es debido sobretodo a la asimetría entre los porcentajes de rentabilidad que necesito para recuperar mis pérdidas y quedarme en breakeven. Por ejemplo, si pierdo un 10% de mi cuenta, lo recupero ganando un 11,11% sobre mi cuenta. Pero si pierdo un 50%, ya no recupero haciendo un 50%. ¡Necesito hacer un 100%, es decir, duplicarla!
  • Por el punto anterior, pero también debido al daño psicológico que nos puede hacer entrar en una espiral de autodestrucción, hay que reducir el drawdown todo lo posible.

¿Qué solución propongo?

En primer lugar, el enfoque con el que trabajo es un enfoque realista. Lo más importante de un modelo teórico es que, cuando se materialice la realidad, pensemos: «Esto está dentro de lo que cabría esperar». En el momento en que los resultados de un modelo nos pillen por sorpresa, debemos saber que nuestro modelo es fallido.

Por lo explicado anteriormente, ¿qué resultados espero de mi modelo?

Debe ser un modelo que:

  • Reduzca mi drawdown y me permita conservar mi capital. Este punto es el más importante, por ella debes usar de forma muy estricta el dimensionado de posiciones y asegurarnos nunca perder más de lo que nos podamos permitir.
  • Me dé exposición a infrecuentes pero importantes ganancias inesperadas, sin que ello comprometa mi capital o mi drawdown. Es importante darse exposición a la buena suerte (convexidad), puesto que sino es imposible obtener resultados extraordinarios. Sin embargo esta exposición a la buena suerte no debe mermar nuestros resultados obtenidos con estrategias con mayor probabilidad de éxito (cóncavas).
  • No intente predecir qué va a hacer el mercado. No se base en mi intuición, análisis o talento para detectar oportunidades. Se trata de medir las probabilidades y emplazar posiciones en base a esas probabilidades.

Para cumplir estos requisitos, el sistema que usaré se basará en el uso de las opciones financieras. Las opciones nos permiten un control del riesgo profesional, apalancamiento y posibilidad de colocar posiciones no direccionales. Son tres características muy deseables pues de lo que tratamos aquí es de descorrelacionar nuestros resultados de los que pueda hacer el mercado.

La idea principal se base en construir una fuente de ingresos estables a partir de estrategias cóncavas y no direccionales, como pueden ser los Credit Spreads o las Butterfly, pasando por opciones más simples de concepto y ejecución, pero a la vez muy potentes estrategias, como The Wheel o Poor Man Covered Call. Esta será la base de mi estrategia: empezar generando unos ingresos pequeños pero con alta probabilidad y protegiendo con tenacidad el drawdown. Para ello hay que empezar con posiciones pequeñas e ir creciendo poco a poco.

Un concepto importante y que justifica que la base de la operativa sea no direccional es que, la mayor parte del tiempo, el mercado es choppy o lateral. Podemos estar hablando, perfectamente, del 70% del tiempo, sino más. Este tiempo de mercados destruyen las posiciones largas de opciones. Por ello un sistema realista que se base en la consistencia y la construcción de capital no puede tener un su base una estrategia convexa. De hecho, el mejor fondo quant del mundo, Renaissance Technologies, de Jim Simons, obtiene la mayor parte de sus ganancias de arbitraje de liquidez.

Sin embargo, para abrirnos a la posibilidad aprovecharnos de eventos inesperados, usaremos estrategias convexas. Estas posiciones solo se harán comprando opciones (o stock, en ocasiones), con una parte del dinero que hayamos obtenido con las estrategias cóncavas. Por eso este tipo de operativas están en la cúspide de la pirámide, ya que las realizaremos con muchas menos frecuencia. Es fundamental en este punto definir que todas y cada una de esas posiciones deben ser contrarian en su horizonte temporal, pues si queremos aprovechar lo inesperado entonces tendremos que comprar en el momento de máximo dolor. Cuando compramos algo que ya está subiendo, las opciones suelen ser demasiado caras, y cualquier consolidación del precio nos destruiría por IV crush o theta.

Sin más, he elaborado de forma gráfica el concepto de mi sistema de especulación y así lo comparto públicamente. Veréis que mis operaciones publicadas serán acordes con este sistema, en su naturaleza y frecuencia. Espero que este compromiso público me sirva para auditarme a mí mismo y me evite hacer operaciones impulsivas o no alineadas con mi sistema.

En futuros artículos tengo la intención de explicar en detalle todas estas estrategias. Este artículo será en el futuro actualizado y complementado. Ya que esta página web refleja en vivo una operativa real en evolución ejecutada por un trader en etapa de aprendizaje.

Todo lo explicado aquí es fruto de años de trabajo e investigación personal. Si has llegado hasta el final, espero que te haya servido para aprender o consolidar algún concepto. Por otro lado, si no eres un experto en el tema de las opciones financieras, entiendo que mucho de lo explicado aquí te sonará a chino. En ese sentido, no te preocupes, seguiré haciendo crecer el contenido de esta página web hasta que sea un verdadero punto de encuentro para quien quiera aprender a tradear opciones. Mientras tanto… San Google. 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.