Reglas

En esta sección escribiré mis propias reglas.

Muchas cosas de las que leas aquí las habrás oído en otros lados. Yo no he reinventado la rueda. Estas reglas son fruto de muchísimas horas de lectura en foros, de estudiar libros relacionados con el trading y los mercados. Y también se basan en mi propia experiencia.

Aquí detallo mis creencias actuales. Lo que a mí me parece importante. Y lo haré en orden, es decir, la primera regla sería la más importante, siendo la última la que menos importancia relativa tendría, pero no por ello sería prescindible. Todas y cada una de ellas son cosas esenciales que hay que cumplir, siguiendo el prisma de mi filosofía de especulación bursátil.

Hubiera sido bonito agregar las reglas por categorías: psicología, gestión del riesgo, identificación de oportunidades… Pero entonces no estarían en el orden correcto, ya que, a pesar que dentro de mi marco intelectual la gestión del riesgo es lo más importante, la última regla de gestión del riesgo será menos importante que la primera de psicología. Es por ello que el formato de este texto no puede estar agregado por categorías.

Como digo, estas creencias son mis creencias actuales. Así que iré editando este contenido a medida que mi forma de pensar evoluciones con los años. Seguramente lo hará. Asimismo, es mi intención ir ampliando contenido de cada regla. No en esta sección, que a mi modo de ver debería ser un sumario de lo más importante, pero sí mediante links en los que podáis profundizar en los conceptos que están implícitos en cada una de las reglas. Esto lo iré haciendo progresivamente, así que os pido paciencia ya que, debido a mi tiempo limitado, esta página web irá creciendo poco a poco.

Os presento mis Reglas para la supervivencia en los mercados financieros. Espero que os sirvan bien:

Regla 001 – No saltarse nunca las reglas

Por más conocimiento que acumulemos, va a servir de muy poco si después nos dejamos llevar por nuestra mente irracional, nuestros impulsos y nuestras intuiciones. Hay que ser disciplinados y aplicar el conocimiento. Si no aplicamos lo que sabemos porque nos dejamos llevar por emociones u otros factores, entonces cabe esperar que nuestros resultados no disten de ser los mismos que los de una persona que no tienen ningún conocimiento. Por más que nos cultivemos, si no aplicamos lo aprendido, no servirá de nada. Perderemos dinero con un 100% de seguridad. Quizás leerás alguna de estas reglas y dirás: “¡Ah! Pero si esto ya lo sabía”. Sin embargo resulta que si solo sabías la teoría, pero que en la práctica no aplicas esta teoría, no habrá ninguna diferencia entre tus resultados y los de un ignorante. Te digo de verdad que saltarte tus propias reglas, es hacerte trampas al solitario. Y yo lo he hecho miles de veces, y tú también lo harás. Por eso la Regla 001 es no saltarse las reglas.

Regla 002Ser especialmente cuidadoso de no saltarse las reglas relativas a la gestión del riesgo

Así como Warren Buffet decía que: «La primera regla es no perder dinero, y la segunda regla, no olvidar nunca la primera regla«, o el Señor Miyagi decía que la primera regla del karate de la familia Miyagi es que: «El karate es solo para defensa, y la segunda regla del karate es que el karate es solo para defensa«, la segunda de mis reglas es que no saltemos nunca las reglas, pero especialmente aquellas que se refieren a la gestión del riesgo, al tamaño de la posición y la cantidad máxima de pérdida que podemos asumir en cada operación. Esto es fundamental. Quiero que te grabes en tu cabezota a fuego que las reglas de gestión del riesgo que voy a explicarte son tan simples que podría entenderlas un niño de 5 años. Lo difícil no es entender las reglas de gestión del riesgo: ¡lo difícil es seguirlas!

Regla 003 – Siempre hedgear las posiciones cortas. Jamás, bajo ningún concepto, abrir un corto al descubierto

Nunca, repito, nunca, abras una posición corta sin cubrir. Quiero especificar muy seriamente que cubrir, en ningún caso, es introducir en tu broker una orden de stop loss. Las órdenes de stop loss tienen varios riesgos, por ejemplo, de no llenarse al precio que tu querías en un mercado que se mueve muy rápido, que paren el mercado debido a alta volatilidad y reabra con un salto enorme de precio en tu contra, que las noticias surjan overnight cuando el mercado está cerrado y el mismo reabra con un gap en contra que te arruine. Siempre hegear, siempre cubrir. Siempre y, repito, siempre. Los cisnes negros no se pueden prever. Hedgear es:

  • Si estoy corto en acciones tener calls compradas.
  • Si estoy corto en calls tener calls largas en ese mismo activo o bien las acciones para entregarlas si soy asignado.
  • Si estoy corto en puts tener puts largas en ese mismo activo o bien el cash para pagar las acciones si soy asignado.

Cualquier cosa que no sea una de estas 3 no es un hedging, es una fantasía que tienes tú en tu cabeza, y puedes acabar perdiendo más dinero que el que tengas en la cuenta del broker, pues una posición corta sin cubrir tienen potenciales pérdidas ilimitadas, por más improbable que parezca a priori ese escenario.

Si algún día estás tentado de ponerte corto al descubierto, te recomiendo que veas este vídeo de James Cordier. Era un gestor que tenía un fondo dedicado a la venta de opciones al descubierto, ingresando primas sin cubrir eventos de cola. No se hedgeó de la forma correcta, que es la que digo en este punto. Se hedgeó en base a las probabilidades que él pensaba de que algo sucedería, o no sucedería. El resultado fue que se equivocó de medio a medio, el mercado del crudo y del gas natural hicieron algo inesperado, su fondo no solo perdió el dinero de sus clientes sino que los dejó endeudados, y él apareció públicamente en un vídeo pidiéndoles disculpas mientras las lágrimas le resbalaban por las mejillas. Este es el tipo de historias que viven aquellos especuladores que no gestionan bien el riesgo:

Regla 004 – Separación de cuentas: la especulación no es la vida real

Quiero pensar que eres una persona responsable, pues la especulación bursátil va a poner tus emociones a prueba y es altamente probable que, si tienes un perfil adictivo, la especulación bursátil despierte en ti impulsos ludópatas. Y esto es muy peligroso, porque si no tienes disciplina y autocontrol, vas  a perjudicar tu futuro financiero y, aun peor, el de tu familia. Cuando esto ocurra, que espero que no, te mirarás al espejo y te sentirás como una basura inmunda.

Por ello la primera regla en cuanto a cuánto dinero podemos perder, sería establecer un límite máximo de dinero de la vida real, del ganado con el sudor de nuestra frente, que estamos dispuestos a perder en bolsa. Pues una vez hagas la transferencia de ese dinero que usas para invitar a tu mujer a un buen restaurante, comprarle pañales a tu bebé o pagar el alquiler, a una cuenta de trading, debes dar ese dinero por perdido.

Quiero que entiendas que los mercados financieros son altamente peligrosos, y que es fácil meter dinero en ellos, pero muy difícil recuperarlo. Son como arenas movedizas. Y, si operas apalancado, son como arenas movedizas en un planeta donde la gravedad está multiplicada por x10 respecto a la Tierra y donde se respira vapor venenoso en lugar de oxígeno. Esta es la realidad, inventa las excusas que quieras, pero si tienes unos años a tus espaldas dándole duro a este mundillo, sabes muy bien que lo que te estoy diciendo es totalmente cierto.

Por más dinero que hayamos ganado, además, es posible perder toda esa ganancia (y más) en una sola tarde. El mundo de la bolsa es así. Como decía el maestro Kostolany: “Tómate todo dinero ganado en bolsa como un préstamo, que quizás algún día habrás de devolver, ¡y con intereses!”. Un jugador de bolsa solo puede asegurar las ganancias el día que se retira.

Es fundamental comprender que nada en bolsa está asegurado. Y, cuanto más agresiva es nuestra operativa, mucho peor. Por lo tanto tienes que separar el dinero de la vida real y el dinero que estás dispuesto a arriesgar (a fundirte) en una cuenta de trading. Y, nunca, repito, nunca, usar más dinero que el que previamente hayas decidido.

Tus gastos deben estar cubiertos. Debes tener capacidad de ahorro. Entonces, una vez has pagado tus gastos y deudas de corto plazo, y has podido ahorrar algo satisfactorio, ese dinero que “sobra”, en lugar de gastarlo en el cine, tabaco o el restaurante, puedes emplearlo en la especulación bursátil. Da ese dinero por perdido, sobre todo si estás empezando, pues el peaje de aprendizaje que se paga en este mundillo es caro, y de este modo te ahorrarás disgustos.

Regla 005 – Ni se te ocurra endeudarte para invertir o especular

Es el típico razonamiento de ignorante: «Si la TAE de un préstamo personal es del 8,63% y yo voy a ser capaz de sacar a la bolsa un 20% anual, ese préstamo se paga solo«. Te lo digo por experiencia. Yo lo hice en su momento. Pedí un préstamo personal de 3.000€ para comprar CGC en 2018 (Canopy Growth Corporation, productor líder mundial de marihuana legal en ese momento) a 55$ y venderlo en 2020 a 15$ tras el estallido del COVID-19. El préstamo lo pagué con el dinero que gano trabajando para una empresa de perfumería. No te endeudes para especular. Si has entendido la Regla 003, creo que esta se explica sola. Solo la remarco por si algún lector llega, en algún momento de su vida, a mi nivel de insensatez.

Regla 006 – El cash es la posición más segura de nuestro capital. Debes tener un altísimo porcentaje en cash en todo momento

Habrás oído mil argumentos acerca de lo malo que es el dinero en efectivo en el banco, ya que pierde valor con la inflación, o célebres inversores como Ray Dalio diciendo la coletilla: «Cash is trash«. Resulta que aquí no estamos invirtiendo, estamos especulando y, además, usando apalancamiento. Por lo tanto cualquier evento de cola que nos pille desprevenidos puede enviarnos al traste. Un evento de cola es algo raro que no se puede prever. Un cisne negro. Cuando tienes posiciones apalancadas demasiado grandes para tu cuenta, un cisne negro puede no solo acabar con tu cuenta de trading, sino dejarte endeudado depende de lo que estés haciendo (algo que con estas reglas trataremos, por todos los medios, de evitar). La diversificación no es suficiente en la especulación, pues por ejemplo, en una caída generalizada del mercado cae todo. Te va a dañar igual estés lo diversificado que estés. El contexto aquí no es diversificación en diferentes clases de activos, sino diversificación temporal. Además, sufrir grandes pérdidas justo en el momento del cisne negro tiene un alto coste de oportunidad: no podremos construir posiciones interesante (por ejemplo comprar una caída), al no tener dinero en efectivo disponible. Por ello, en mi marco intelectual, «Cash is king«, ya que es el activo financiero que ofrece máxima opcionalidad.

Regla 007 – Nunca debes abrir posiciones que te dejen un estado de cash negativo en el broker. Siempre nos apalancaremos con el uso de opciones, nunca tomando dinero prestado del broker

Cuando tenemos una cuenta de margen en un broker, podemos tomar dinero prestado del broker para, por ejemplo, comprar acciones. Esto va en contra de mi filosofía ya que, como más adelante desarrollaré, para mí la mejor forma de controlar el riesgo es con la compra de opciones (long) cuando queremos apalancarnos, puesto que lo máximo que podemos perder es la prima que pagamos por la opción. No significa que no se pueda hedgear una posición de cash negativo, pero para mí es una complicación que solo puede enredar las cosas. Nosotros siempre tendremos cash positivo en nuestro broker.

Regla 008 – No usar jamás el mínimo dinero requerido en el broker para nuestra operativa

Hay brokers que nos piden un mínimo de efectivo en la cuenta para poder realizar ciertas operativas. Por ejemplo, en Interactive Brokers, que es el broker que yo utilizo, se requieren como mínimo 2.000€ de balance para operar con margen. Operaciones básicas en mi sistema de especulación como los Credit Spreads o las Butterfly, requieren tener acceso a operar con margen. Si bajo de los 2.000€ de balance ya estoy arruinado y no puedo seguir operando, y siempre tenemos que asegurar que podremos volver a operar mañana. Nunca juegues con este mínimo balance y, como explicado en la Regla 005, el cash es la posición más segura para esos 2.000€ de balance. Si llegamos a 2.000€ de balance en algún momento (o el mínimo balance que exija vuestro broker), entonces debemos tomarlo como que estamos a cero, y deberemos hacer un nuevo ingreso de dinero del mundo real en la cuenta de trading para seguir operando.

Regla 009 – Acepta que el precio puede hacer cualquier cosa

El precio del barril de petróleo en abril del 2020, en plena explosión del COVID-19, se situó en negativo por primera vez en la historia. Esta situación de extrema ineficiencia en el mercado duró unas pocas horas, pues es de lógica extrema que uno debería pagar por obtener algo valioso, como el petróleo. Esto abrió una ventana de oportunidad: hubo quién «compró» barriles de petróleo, pero en lugar de pagar, fue pagado por ello. Es tan absurdo como lo explico. Al día siguiente ya pudo vender su petróleo recibiendo dinero, pues la cotización fue de nuevo, positiva (lógico). A este señor le pagaron dos veces: cuando lo compró y cuando lo vendió. Por ello es extremadamente peligroso dar cualquier cosa por hecha en bolsa. El mercado es, en general, poco volátil y eficiente. Pero existen ventanas de oportunidad en las cuales se vuelve extremadamente volátil e ineficiente. Suelen estar vinculadas con fuertes emociones (miedo irracional a que por el parón de COVID-19 los barriles no te quepan en el almacén, lo cual es absurdo) y efectos de retroalimentación (Teoría de la reflexividad, de George Soros). Sin embargo, estas mismas ventanas de oportunidad que pueden darte mucho dinero si tienes cash para aprovecharlas, pueden destruirte si no has protegido bien tu riesgo. Por ello es tan importante la Regla 003. Para los que creen que el mercado siempre es eficiente y el precio lo descuenta todo, solo les recordaré el día que este mercado eficiente que lo sabe todo multiplicó el precio de una pequeña empresa China ($ZOOM) en lugar de el de Zoom ($ZM), porque se equivocó de ticket. Para ser un mercado tan superior intelectualmente, la cagó bastante. 🙂

Regla 010 – Es mejor no tener información que tener mala información

Tener mala información sería: usar el análisis técnico para intentar predecir el futuro, buscar patrones donde no los hay, o patrones que sí hay pero que no tienen por qué repetirse, caer en la trampa de pensar que precios del pasado pueden explicar con claridad precios del futuro, omitir la nueva información desconocida que está a punto de entrar en el sistema, hacer caso de noticias de medios de comunicación manipulados, hacer caso del director de tu sucursal bancaria o de los consejos de inversión de tu cuñado… En resumen, cualquier cosa que nos haga aumentar nuestra confianza en que algo tiene que ocurrir y nos haga tomar riesgos más grandes de lo recomendable. Siempre hay que pensar en probabilidades. Hay que imaginar escenarios futuros y buscar relaciones riesgo-beneficio atractivas. Y tener siempre un principio de prudencia embebido en nuestra operativa.

Regla 011 – Acepta que no sabes qué va a pasar y aprende a pensar en probabilidades

¿Te imaginas a un buen jugador de poker que esté completamente seguro que va a ganar una mano? No, ¿verdad? Siempre hay un grado de incertidumbre. El poker es un juego de información incompleta: es, generalmente, muy difícil saber si vamos a ganar una mano. Lo único que sabemos es la probabilidad que hay de que las cartas del otro sean más buenas que las nuestras. En función de eso, hay que colocar las apuestas. La bolsa también es un juego de información incompleta. Es imposible saber lo que va a suceder mañana. Y también dentro de 5 minutos. Por ello siempre tenemos que pensar en probabilidades y gestionar el riesgo en base a esto. Incluso aunque nosotros tuviéramos más conocimiento que el mercado, y lo supiéramos todo, es importante entender que hasta que el resto del mercado se diera cuenta de su error, nosotros no ganaríamos dinero con este conocimiento. Si el mercado está equivocado, entonces el dinero está en la equivocación. Esta paradoja se explica muy bien con la célebre frase de Keynes: «El mercado puede permanecer irracional mucho más tiempo de lo que tu bolsillo puede aguantar«. Si intentas predecir algo, al menos intenta no pensar en términos de correcto o incorrecto. O en términos de valor. Intenta pensar, en lugar de eso, en términos de sentimiento de mercado, si estás leyendo bien ese sentimiento de mercado y si, en consecuencia, puedes operar en sincronía a ese sentimiento.

Regla 012 – No se trata de tener razón, se trata de ganar dinero

Es fundamentar anular nuestro ego por completo. En la bolsa no se trata de cuántas veces gano y cuántas veces pierdo. Se trata de cuánto gano cuando gano y cuánto pierdo cuando pierdo. Un buen especulador puede hacer una fortuna con un 30% de acierto, o incluso menos. Para ello, hay que buscar relaciones de riesgo-beneficio atractivas, más que eventos probables. Al mismo tiempo y relacionado con este punto, cabe recordar la célebre frase de Nassim Taleb: «Better be convex than right«. Hay que usar estrategias que permitan beneficiarse de lo inesperado (convexo), no ser destruido por ello (cóncavo). Es un error común romperse la cabeza en nuestros primeros años de trading pensando en encontrar qué sistema puede aumentar nuestro ratio de acierto. Más adelante, uno acaba virando hacia el cómo encontrar las mejores relaciones riesgo-beneficio y como gestionar el riesgo en consecuencia.

Regla 013 – Es indispensable usar estrategias que disminuyan tu drawdown

En la especulación el dinero es tu herramienta de trabajo, tu materia prima. Cada vez que pierdas dinero, tendrás menos dinero disponible para especular. Te estarás desangrando. Al mismo tiempo, cada pérdida tiene un impacto psicológico que te puede hacer entrar en tilt (el tilt es un término utilizado en poker para describir el estado psicológico en el que un jugador no está rindiendo a su nivel óptimo a causa de las emociones; salir del tilt o de una mala racha, es complicado). Por ello es imprescindible:

  • No sobreoperar (una buena forma es usar estrategias theta gang muy conservadoras si estás aburrido);
  • Hay que tener paciencia y esperar las ventanas de oportunidad;
  • No arriesgar más de lo que debes en cada operación;
  • No arriesgar más de lo que debes en cada momento (recordar que los mercados se mueves al unísono gran parte del tiempo);
  • Parar de operar si has tenido una mala racha;
  • No operar si no te encuentras en un estado psicológico óptimo.

Regla 014 – No sobreoperes: utiliza la estrategia de caza de un guepardo

El guepardo es un cazador formidable, uno de los animales más rápidos de la naturaleza y el más rápido sobre la tierra. Puede alcanzar 95 km/h desde la parada en solo 3 segundos, y alcanzar un pico de 115 km/h. Esa exuberante potencia física tiene un alto coste energético, tan extremo que se traduce en que un guepardo solo tendrá 3 o 4 oportunidades de cazar a su presa antes de agotarse por completo y morir de inanición. La naturaleza tiene leyes estrictas e implacables. El guepardo sabe que, a pesar se su ventaja, si fracasa varias veces seguidas, morirá con seguridad. Por eso debe ser paciente y esperar la mejor oportunidad para atacar. Y, una vez ataca, tiene que hacerlo con todas sus fuerzas, ya que se juega la vida en ello. En la especulación bursátil es igual. Uno debe esperar pacientemente que el mercado se ponga en las condiciones perfectas para hacer una operación importante. El resto del tiempo no es incorrecto mantenernos entretenidos con estrategias cóncavas de alta probabilidad, no direccionales, y con poco riesgo total. Pero el momento de entrar con todo comprando Calls o Puts desnudas, tienes que ser cuando veamos que está ocurriendo algo fuera de lo común. Comprar Calls o Puts OTM de forma sistemática sin esperar estas oportunidades especiales donde la relación riesgo-beneficio se optimiza es una estrategia 100% perdedora, que desangrará tu cuenta antes de lo que imaginas.

Regla 015 – No subestimes el poder de destrucción que puede tener una mala racha

Las malas rachas pueden parecer, usando nuestra mente intuitiva, algo lejano e improbable. Pero cuando se usan estrategias convexas, son algo muy real. Supongamos que te hago esta pregunta: supongamos que tu estrategia es comprar opciones desnudas (Put o Call) OTM con una delta=0,3 (30% de posibilidades de expirar ITM). Supongamos que haces 20 operaciones. De esas 20, ¿qué probabilidades dirías que hay de que pierdas 15 veces o más? Usando una distribución binomial para realizar el cálculo, vemos que tienes aproximadamente un 40% de probabilidades de perder 15 veces de las próximas 20 que intentes. Perder 15 de 20 es casi como perder 15 veces seguidas, y la probabilidad de que te ocurra es casi la misma de tirar una moneda al aire y que salga cruz, si tu juego son las opciones OTM con delta=0,3. No olvides que cada pérdida te hará daño emocional. Te restará confianza. ¿Podrá tu mente aguantarlo? Y, lo que es más importante, ¿podrá tu cuenta aguantarlo?

Regla 016 – La única prevención a la destrucción de una mala racha es operar posiciones pequeñas para el tamaño de tu cuenta

Cuando los traders profesionales operan, suelen usar un riesgo de 0,5%, 1% y, muy raramente, 2%, en cada idea. Esto es debido al Criterio de Kelly, que es una demostración matemática de que asumir más riesgo del debido te lleva a largo plazo a una ruina segura. Tienes que entender que no aplicar un Criterio de Kelly te llevará a la ruina segura. Hay que ser muy conservador, mucho, en cuanto a la gestión del riesgo, su uno no quiere acabar destruido por una certeza matemática.

Regla 017 – El tamaño de la posición es la mejor forma de controlar tus emociones en el trading

Mucho se ha hablado de psicotrading. Es de lo que te suelen hablar los gurús del trading. Considero la psicología un factor fundamental, en especial, dominarla para no saltarte las reglas y no entrar en tilt. Sin embargo, creo que de alguna forma se tiene la parte psicológica muy sobrevalorada, en cuanto a que es importante prevenir tu autoboicot y tomar buenas decisiones como trader, y es algo que veremos en las siguientes reglas pero, al mismo tiempo, es más importante entender lo explicado en las reglas anteriores y en esta. Es decir, por más habilidades psicológicas que adquieras, si estás gestionando posiciones demasiado grandes para tu cuenta, no podrás con el dolor de los pequeños movimientos en contra, y eso te llevará a tomar malas decisiones forzadas. Por ejemplo, el stop loss no se debe colocar donde ya no puedes aguantar más sufrimiento para tu cuenta, se debe colocar donde tu consideras que el precio te demuestra que tu tesis no era correcta. Esto solo lo podrás hacer si gestionas posiciones dentro de un marco de prudencia en tu operativa. Es decir, utilizar un Criterio de Kelly es importante, pero no solo para controlar los reveses del azar en el corto plazo, sino también para controlarte a tu mismo. En este vídeo te explico este punto tan importante:

Regla 018 – Nunca olvides lo básico: comprar a pesimistas y vender a optimistas

En el análisis técnico nos llenan la cabeza con un montón de teorías: velas japonesas, indicadores, MACD, RSI, patrones chartistas, rupturas de rango, Fibonacci, ondas de Elliott… En mi opinión todas estas son métodos y teorías muy poco respaldados por la evidencia empírica. Quizás funcionaron hace décadas, pero no me cabe duda de que ya no. Recuerda lo comentado en la Regla 010: «Es mejor no tener información que tener mala información«. En esta regla voy a intentar definir en pocos puntos la naturaleza de los movimientos bursátiles y, en especial, qué es buena idea hacer y qué no cuando se trata de operar con opciones:

  • Los mercados tienen dos fases: equilibrio (baja volatilidad, volumen moderado, movimiento dentro de rangos) y desequilibrio (alta volatilidad, volumen alto, tendencia). Aproximadamente el 70% del tiempo se moverán en rangos, consolidaciones y serán, más o menos, tranquilos. El otro 30% se moverán de forma tendencial y, una pequeña parte de ese tiempo, de forma salvaje.
  • En rangos de precio la mejor estrategia es vender opciones. Los premiums no van a ser tan bueno como en mercados tendenciales, ya que la VI será más baja, pero nos pillaremos los dedos mucho menos. Estrategias como The Wheel, las mariposas o los Credit Spread, son la mejor forma de ir sacando dinero al mercado sin que la theta nos desangre, los movimientos erráticos de precios nos agoten y nos frustremos persiguiendo falsas rupturas y señales. Siempre por supuesto hedgeando para prevenir el evento de cola.
  • Las ideas contrarian son muy poderosas en términos de comprar opciones desnudas, pues cuando todo el mundo espera algo en una dirección, esos premiums están intratables. En cambio los premiums de las opciones en la dirección contraria están inexplicablemente baratos, lo cual crea relaciones riesgo-beneficio muy óptimas. Las ideas contrarias no dejan de seguir la filosofía de Warren Buffet: «compra cuando haya sangre en las calles«. Pero cuando usamos las opciones el poder de estas ideas se multiplica, pues las primas están realmente infravaloradas para la tesis contrarian. Esta asimetría permite apalancamientos altísimos por un precio muy bajo, por lo cual hay que asegurar tenerlo en cuenta.
  • Las ideas contrarian no tienen por qué ser a largo plazo y fundamentales. Existen en cualquier horizonte temporal, y generalmente en la dirección opuesta a la que el precio está yendo. Cuando el precio empieza a girarse, ya suele ser demasiado tarde.
  • Seguir la tendencia, sobre todo cuando está con volumen y acelerándose, usando opciones desnudas, es lo más idiota que puedes hacer. Por ejemplo, si compras Call para perseguir unas acciones que ya están subiendo, incluso si el precio no cayera pero se estabilizara, las opciones Call perderían muchísimo valor por el IV crush. Siento no poder ser más suave diciendo esto: comprar opciones OTM en la dirección que el precio está acelerando es de idiotas. Es perder dinero seguro. Como dijo Kostolany: «Nunca usted debe correr detrás de un tranvía o de una opción, pues el siguiente llegará con total seguridad«. En resumen, evita el FOMO a toda cosa, y sobre todo si operas opciones.
  • Una estrategia más segura para la direccionalidad en entornos muy revueltos es un Debit Spread, o directamente comprar o vender directamente las acciones. A veces, aprovechando la alta volatilidad, pueden surgir Covered Calls o Protective Collars interesantes.
  • En general hay que comprar volatilidad cuando la volatilidad es baja. Vender volatilidad cuando la volatilidad es alta. Comprarle a pesimistas. Venderle a optimistas. La mayoría de gente que participa en los mercados pierde dinero. Por lo tanto, no hay que ser Einstein para darse cuenta de que, si existe una forma de ganar dinero de forma consistente, no es precisamente haciendo lo que hace la mayoría. Por eso seguir tendencias es en general una mala idea, a no ser que hagas una operación contrarian en un horizonte más pequeño. Por ejemplo, comprar $SPY en una caída en el gráfico diario mientras el gráfico semanal es alcista, sigue la tendencia del semanal pero es contrarian en el diario. Ese planteamiento es correcto. Lo que es incorrecto es comprar Calls del $SPY porque ha subido mucho ese día.

Regla 019 – Mantén tu operativa simple

Todo lo explicado en las reglas anteriores es bastante simple a nivel conceptual. Comprar barato, vender caro. Gestionar posiciones de tamaño adecuado a tu cuenta. No vender opciones al descubierto. No usar indicadores técnicos, ondas de Elliott o cualquier tipo de teoría extravagante o complicada. Pensar como un jugador de poker. Como dijo Charlie Munger: «It is remarkable how much long-term advantadge people like us have gotten by trying to be consistently not stupid, instead of trying to be very intelligent«. O, en otras palabras: «Avoiding stupidity is easier than seeking brilliance«.

Continuará…